Aprende a tener una la mentalidad empresarial

La aventura empresarial, comienza en crecer tu negocio, pero no es tan simple como vender más productos o servicios y contratar más personal. Escalar implica un cambio de mentalidad y formación de tus habilidades directivas, es decir, que estés dispuesto a crear una organización con mentalidad de expansión, con un modelo de negocio perdurable en el tiempo y con grandes aspiraciones comerciales. Es dejar de ser emprendedor y convertirte en empresario.

Hay cuatro aspectos que pueden llevarte a una etapa de crecimiento:

  1. Las ventas son el motor de la empresa, generan la fuerza para el movimiento de toda la organización. Simplifica y enfocate en aquellos productos en los que eres más efeciente y te generan mejor volumen y/o utilidades. No pases por alto que si las ventas son muy importantes, entonces deberás contar con un equipo de ventas de al menos 1 vendedor.
  2. Ten un equipo de especialistas, de personas que saben hacer las cosas, con gusto por el servicio y la innovación, con deseos de trabajar en tecnologías más nuevas o avanzadas. Genera una cultura de trabajo en equipo y de capacitación constante. Recuerda que más vale un empleado al que capacitaste y se fué, que el que no capacitaste y se quedó.
  3. Planea el crecimiento, genera objetivos MRP (Medibles, Retadores y Posibles) y compáralos frecuentemente contra tus resultados. Invierte en recursos Humanos y Materiales de acuerdo a tu creciemiento.
  4. Identifica tus Fortalezas y Debilidades. Conocer tus fortalezas te permite potencializarlas y saber tus debilidades te permite trabajar para eliminarlas y evitar riesgos. 

Tener una buena idea es tan solo el comienzo. El verdadero reto para crecer consiste en poder llevarla a la práctica efectivamente, sin olvidar que las habilidades que se requieren para este proceso son completamente distintas, por lo que puede que como fundador tus habilidades se queden cortas, sin embargo, siempre puedes recurrir a la asesoría de un experto.

Debes mantenerte enfocado en lo que funciona y deja de lado aquello que no funciona, si innovas continuamente y pules tus procesos, entonces estarás convirtiéndote en empresario, creando más empleos, generando más ingresos, siendo más eficiente y logrando un impacto más positivo con tus clientes y con el público al que te diriges.

Ahora ya sabes qué necesitas para hacer crecer tu negocio sin miedos. El futuro es hoy y está en tus manos.

Deja un comentario