Compasión

¿Qué es la compasión? Es un comportamiento dirigido a eliminar el sufrimiento y a producir bienestar en quien sufre (puede ser otra persona o nosotros mismos). Esto implica un deseo de ser útil. Lo sentimos cuando reconocemos el dolor y nos asaltan pensamientos de empatía, amor y calidez por la persona que está padeciendo una situación difícil y deseamos aliviar ese sufrimiento.

Así que no hay que confundirlo con la empatía (la capacidad de entender la conducta y los sentimientos de los demás), simpatía (sentir la emoción de otro), lástima (un sentimiento de tristeza y ternura por el padecimiento de alguien) o estrés por observar el sufrimiento de los demás, porque la compasión, a diferencia de estos estados, conlleva también un impulso basado en la comprensión y en el amor de actuar para eliminar o disminuir el sufrimiento.

 

Las personas compasivas tienen una serie de cualidades:

Fortaleza: el valor y el coraje para afrontar las situaciones difíciles.

Sabiduría: son las experiencias personales y haber logrado cierta conciencia de la naturaleza de las cosas y de las dificultades de la vida.

Aceptación: es un sentimiento de afecto hacia la persona tal y como es, sin juzgarla ni criticarla.

Confianza:  es la creencia en que una persona actuará de manera adecuada en una determinada situación.

Responsabilidad: es tener un deseo verdadero de ser de utilidad.

 

Cómo fomentar la compasión:

 

  1. Percibir el sufrimiento del momento: debemos estar abiertos para sentirlo. Entrenarse con la meditación implica abrirse a lo que ocurre a nuestro alrededor, darnos cuenta de lo que les pasa a los demás y hacerlo con amplitud de mente y curiosidad. Así, seremos más libres para elegir cómo actuaremos en esos momentos.
  2. Evaluar el sufrimiento del momento: ello influirá a la hora de sentir o no una emoción. Así, si valoramos de forma negativa a la persona que sufre, no sentiremos compasión, lo inhibiremos; y, al contrario.
  3. Actuar: así, nos dejaremos llevar por la compasión y nos comprometeremos con quien sufre. Sé consciente de tus pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones.

 

Recuerda que la compasión es una virtud que se puede desarrollar y nos ayuda a vivir mejor.  En Básculas & Soluciones nos interesa el bienestar de nuestro personal, nuestros clientes y nuestros proveedores.

Deja un comentario