La salud del silencio

 Desbordados por la sobreinformación y por una vida profesional y personal que a menudo nos exige más de lo que podemos dar, a veces explotamos, hartos de todo. Así que lo mejor es incorporar espacios de desconexión en nuestro día a día, para mejorar nuestro bienestar. 

 Ejercicios para desconectar

 Aquí proponemos una serie de ejercicios sencillos y prácticos que pueden ayudarnos a tomar la senda del silencio y de la armonía.

 1. Soledad voluntaria: aíslate del mundo ruidoso de vez en cuando. Esta cura de silencio te ayudará a recargar pilas.

 2. Descanso en casa: Escoge un buen libro y avisa a tus contactos de que vas a desaparecer. Luego, apaga el móvil.

 3. No hacer nada: Para eliminar nuestro ruido cotidiano el mejor antídoto es no hacer nada. Asómate a la ventana durante un tiempo ilimitado, respira con el abdomen, camina despacio, apreciando el paisaje sin inquietud…

 4. Acalla esa vocecita: ridiculiza esa vocecilla interior que te manda, te critica constantemente y te dice ‘haz esto y lo otro’. Que no te llevará a nada.

 5. Apacigua discusiones: medita tus palabras antes de soltarlas y valora si merecen la pena. Controla lo que te ronda por la cabeza, ya que a veces creamos una película irreal. Ante una provocación, relaja la mandíbula y la tensión.

 La ausencia total de palabras limpia los canales sutiles. De esta manera, lo que no se verbaliza, desaparece, dando paso a la purificación. A partir de ahí, todo es más sencillo y la vida se simplifica.

 Recuerda que la serenidad que brinda el silencio ayuda a encarar la vida desde una visión más sosegada. En Básculas & Soluciones nos interesa el bienestar de nuestro personal, nuestros clientes y nuestros proveedores.