Qué tan adicto eres al trabajo

¿Siempre estás pensando en el trabajo todo el tiempo?

  Ser dedicado en su trabajo y siempre esforzarse para dar los mejores resultados son cualidades que distinguen a las personas exitosas, pero, ¿hasta qué punto es bueno?.

 No hay nada de malo en trabajar eventualmente un poco más de las horas habituales con el fin de que todo quede bien, e incluso que se pueda tener una mejor remuneración; sin embargo, no hay que dejar que el trabajo se apodere de nuestra vida.

 Tener empleo se considera una situación privilegiada y por lo tanto dar todo tu tiempo a la empresa te garantiza mayores probabilidades de conservarlo, y es a partir de esto que se considera que es correcto quedarte después de la hora de salida para poder mandar mensajes, hacer llamadas para algo urgente o que se haga algo importante para el día siguiente.

 Cuando una persona toma esta postura y acepta esta situación de trabajar a deshoras, no se da cuenta de que está abandonando otras cosas importantes para su vida, como su familia, sus horas de descanso y otro tipo de actividades.

 Con el tiempo esto no provoca más que un cansancio permanente y una adicción tal, que aun cuando está de vacaciones, la persona las deja de lado y se pone a trabajar en lo que necesita la empresa.

 Sin embargo, aun cuando las personas permanezcan hasta tarde en las oficinas su trabajo productivo termina a la hora de salida, y por lo tanto no es necesario hacerlos permanecer más allá de ese tiempo, porque se debe trabajar por objetivos y no por tiempo.

Para tratar esta dependencia o adicción, se recomienda que las personas se pongan límites en las horas laborales y dedicar tiempo a su vida social y familiar.  El equilibrio es importante para la realización personal y familiar de todos los miembros de la organización. Al final, si se es equilibrado se es más productivo.

Deja un comentario