Principales puntos de una Auditoría

 

Una Auditoria está definida como un proceso sistemático, independiente y documentado para obtener evidencia de la auditoria y evaluarlas de manera objetiva con el fin de determinar el grado en que se cumplen los criterios de auditoria.

Podemos definirlo como un proceso que agrega valor, es repetitivo y/o secuencial, no es juez y parte, está documentado dejando declaraciones y registros, comparándolos de acuerdo a un criterio establecido.

Una Auditoria se caracteriza por cumplir ciertos principios, de los cuales destacan 6 importantes:

a) Integridad: se tiene que desempeñar bajo honestidad, responsabilidad, imparcialidad.

b) Presentación imparcial: obligación de informar con veracidad, exactitud, objetividad y claridad cualquier hallazgo, conclusión e informes.

c) Debido cuidado profesional: Tener la capacidad de hacer juicios razonados en todas las situacione que se presenten.

d) Confidencialidad: Proceder con discreción en el uso y la protección de la información, no usarse inapropiadamente para beneficio personal.

e) Independencia: Se debe de ser independiente de la actividad que se esté auditando (siempre que sea posible y que los recursos lo permitan) actuar de manera libre de sesgo y conflicto de interés.

f) Enfoque basado en la evidencia: Toda evidencia de la auditoria debe ser verificable en el periodo de tiempo delimitado y con recursos finitos.

Se tiene definidas dos tipos de auditorías: interna o llamada de primera parte y la externa, dividida en auditoria al proveedor y/o de segunda parte y auditoria para propósito legales, reglamentarios y similares también llamada de tercera parte.

Una auditoria es aplicada por el proceso de mejora o ciclo de Demen, que define cuatro pasos importantes:

1. Planear el propósito de la auditoria, definir para qué y para cuando hacemos auditoria.

2. Hacer difundir el plan de auditoria, entrenar, producir y monitorear.

3. Verificar y evaluar todo documento y registro aplicable.

4. Actuar mediante acciones correctivas y/o preventivas, estandarizar un plan de mejora continua, y tomar decisiones que mejoren el sistema.

Los pasos de una auditoria son:

1. Establecer objetivos

2. Establecer programa de auditoria declarando funciones, responsabilidades alcance de la auditoria evaluación de riesgos y recursos necesarios.

3. Implementar el programa de auditoria definiendo objetivos alcances y criterios de evaluación, seleccionar el método de auditoria (en sitio o distancia) seleccionar el equipo auditor, asignar responsabilidades, gestión de resultados y de registros.

4. Seguimiento del programa de auditoria, comunicar hallazgos, observaciones

5. revisión y mejora del programa de auditoria dando los resultados finales, atendiendo mediante las acciones correctivas y preventivas.

 

Los Reportes de Servicio y los Certificados de Calibración emitidos por “Básculas y Soluciones”, cumplen con los criterios de auditoria de diversos sistemas de calidad. ¡Contáctanos!

Deja un comentario