LA PACIENCIA

 

La paciencia la podemos contemplar como la fortaleza para aceptar con templanza el dolor, así como las pruebas que la vida pone para el fortalecimiento y  crecimiento de un yo interno.

Al estar constantemente bajo presión no podemos disfrutar el presente como quisiéramos, el disfrutar de cada instante es posible si tenemos paciencia día a día, esta es una virtud que podemos desarrollar y que nos permitirá vivir de manera más relajada. Gracias a la paciencia podemos ver con claridad el origen de nuestras frustraciones y mejorar así nuestra calidad de vida.

Con la virtud de la paciencia podemos soportar serenamente cualquier tipo de mal y así obtener bienes mayores.

La paciencia se diferencia de la pasividad ante cualquier tipo de sufrimiento, ya que este no implica no reaccionar o permitir que los sucesos pasen, sino es fortaleza y nos lleva a aceptar el dolor con serenidad ante las pruebas de la vida independientemente de que sean grandes o pequeñas.

La paciencia solo la muestran las personas maduras, ya que esperan con calma a que las cosas sucedan ya que saben que algunas cosas se encuentran fuera de su control.

La persona paciente, sabe que las consecuencias de sus acciones a veces no son inmediatas pero sabe que llegarán, así, actúa constante y pacientemente enfocando sus acciones en aquellas que provocarán las consecuencias que se desean.¿Qué opinas de esta información? En Básculas y Soluciones nos interesa escuchar tu opinión.

Deja un comentario